REDES

viernes, 1 de febrero de 2013

LA DISCALCULIA (CENTRO APRENDER)



Es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una baja capacidad para el procesamiento numérico y el cálculo. 

En la escuela, esto se refleja en un bajo rendimiento en matemáticas, mientras que en el resto de materias el rendimiento suele situarse en la normalidad. En algunos casos, simultáneamente puede haber dificultades de la lectoescritura o déficits de atención.
La edad para detectar un problema de discalculia está entre los seis y ocho años, momentos en que se introducen las matemáticas como materia independiente y se puede comparar el rendimiento de unos niños con otros.
Mediante un programa específico de reeducación, personalizado para cada caso concreto, la discalculia se puede corregir.
¿Cuáles son los signos que nos alertan de la existencia de un serio problema en el aprendizaje de las matemáticas? 

En general cuando hay un desfase evidente con los otros niños/as de su edad, y en particular:

o Se utilizan los dedos para contar.
o Hay muchas dificultades para contar hacia atrás.
o Es muy difícil hacer cálculos aproximados.
o Cuesta manipular cifras grandes, como los centenares y los miles.
o Dificultades para saber qué operación hay que aplicar para resolver un problema.
o Cuesta mucho memorizar las tablas de multiplicar. Hoy las saben y mañana ya no las recuerdan.
o Hay errores de transcripción, por ejemplo, escribir números dictados. 
o Se suele dedicar mucho tiempo y esfuerzo a hacer los deberes / tareas de matemáticas, pero sin resultados positivos.
o A medida que transcurre el tiempo, es frecuente que el niño/a manifieste ansiedad / bloqueo hacia las matemáticas, ya que hay una sensación de fracaso.
o Confusión entre los signos aritméticos,inversiones numéricas, fallos en la seriación de números, colocar en posiciones incorrectas al realizar operaciones..

Cuando se dan simultáneamente varios de estos signos, es recomendable acudir a un profesional especializado para que haga una valoración y se instaure un programa de reeducación específico.

El diagnóstico de la discalculia se realiza a partir de los resultados obtenidos en la exploración neuropsicológica, en la que además de evaluar las capacidades numéricas y de cálculo, se evaluan otras funciones cognitivas, como la memoria, la atención, las capacidades visuoperceptivas y visuoespaciales y las funciones ejecutivas.
Además, es necesario realizar una evaluación de la capacidad intelectual global, para ver en qué medida los problemas con el procesamiento numérico y el cálculo son específicos o bien pueden ser secundarios a una baja capacidad intelectual.

Los tests que se utilizan para la exploración neuropsicológica están baremados, de manera que se comparan las puntuaciones obtenidas por el niño/a evaluado con las obtenidas por los niños/as de su misma edad y escolarización. Para diagnosticar la discalculia, el rendimiento debe estar dos cursos académicos por debajo del esperado.

La evaluación neuropsicológica nos permite delimitar cuál es el rendimiento en diferentes funciones cognitivas. En este sentido, debemos evaluar el cociente intelectual general, la atención, la memoria, las funciones visuoespaciales y visuoperceptivas así como las funciones ejecutivas.
Además, la exploración neuropsicológica debe incluir una evaluación exhaustiva de las capacidades numéricas, des de los aspectos más básicos hasta los más complejos.
En este sentido, hay que evaluar:
o La línea numérica mental 
o La capacidad de cálculo exacto y aproximado 
o Los mecanismos de transcodificación 
o El conocimiento de las reglas 
o La capacidad en la resolución de los problemas

En la discalculia no necesariamente todas estas capacidades deben estar alteradas, aunque en muchas ocasiones la afectación es general.
Por otra parte, la evaluación neurosicológica nos permite explorar si la discalculia es pura o se presenta con otros trastornos, como la dislexia o el TDAH, con los que presenta una comorbilidad de aproximadamente el 30%.
Sólo con una adecuada evaluación neuropsicológica se puede delimitar el problema y plantear un adecuado programa de reeducación.
En la reeducación de la discalculia es muy importante que no haya limitaciones de tiempo en las tareas a realizar. En los niños y niñas que presentan déficits específicos en este ámbito se ha observado que el éxito de la reeducación depende de que haya suficiente tiempo para interiorizar lo que se va aprendiendo, por lo que no puede haber limitaciones temporales. Por ello, se debe disponer, tanto en casa como en la escuela, de más tiempo para resolver las tareas que el profesor plantea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGUENOS

SUGERENCIAS


GIRLSPT.COM - Cursores Animados